24 dic. 2009

Por fin, Ferrari Lancia D 50 de Cartrix

Por fin, después de tanto esperar sale a la venta el Ferrari Lancia D 50 de Cartrix, otra preciosidad de la serie Grand Prix Legends que nos trae Diego. Ha sido una larga espera, pero sinceramente, creo que ha merecido la pena, la información es de varios sitios, incluyendo como no podía ser de otra forma la web de Cartrix. Solo basta con mirar las fotos, que son recopiladas de varios sitios, desde la propia web de cartrix hasta el gran blog del compañero Luis Demófilo, que sería de nosotros sin el blog de Luis. Ojalá consiga una unidad para hacer un buen reportaje de este impresionante modelo.

Sólo nos queda admirar la preciosidad que acaba de salir a la venta, como todos los de la serie Grand Prix Legends, que Cartrix ha acertado de pleno con esta serie. Empezó siendo una cosa así:

Que ya prometía bastante, con una pinta estupenda, ojalá algunas marcas tuvieran la terminación de este prototipo. Ahora vamos a verle la cara


Es sencillamente impresionante, asique de rojo y bien decorado es ya para morirse. Una foto antes de montarlos, todas las carrocerías juntitas

Y ya por fin las más esperadas, el modelo ya montado, que no hay palabras para describirlo. Solo una recomendación, tener cuidado no os vaya a chorrear la baba en el teclado.




Y bueno, la trasera es espectacular, es un modelo sencillamente precioso.

Y después de tanta foto un poquito de historia del modelo real, que siempre viene bien aprender.

Lancia diseñó y construyó el D 50 para mostrar su refinada tecnología disputando el Mundial de F1 bajo las nuevas normas de 1954. Resultó uno de los vehículos más avanzados de la época. Su motor delantero atmosférico de 2,5 litros y 8 cilindros en V a 90º, de 250CV/ 8100 rpm estaba en posición semi-lineal para compensar inercias.

La caja de cambios en el eje trasero y sus depósitos colocados estratégicamente en los laterales le aportaban un reparto de pesos muy equilibrado, al 50% entre los dos ejes, y así además compensaban las inercias.


Lancia contó desde el inicio con Alberto Ascari, bicampeón del mundo y ex-piloto de Ferrari, que demostró la eficacia del D50 desde su debut en Argentina en 1955. En el GP de Mónaco de 1955 Fangio iba liderando la carrera con su Mercedes, hasta que falló el motor, ahí fue donde Ascari puso su Lancia en el liderato, pero  poco tiempo después un error le llevo a él y a su coche al mar, de donde fue rescatado. Sin embargo, la suerte que tuvo en Mónaco le fallo en Monza, donde murió, este hecho  hizo que Lancia abandonara la competición y todo el material fue vendido a Ferrari, que tras sus fracasos con el 553 Squalo y el 555 Supersqualo se dedicaron a evilucionar el Lancia que habían comprado.


 1955 había sido mal año para Ferrari por el resultado de su 555 Supersqualo frente a la superioridad de la propia Lancia, Maserati 250F y Mercedes W196. Ferrari aprovechó de inmediato la nueva tecnología del Lancia D50, carenó los característicos depósitos laterales, rediseñó las suspensiones e incrementó la potencia de su V8 hasta los 265 caballos. En 1956 el Lancia-Ferrari D50 evolucionado, junto con el fichaje de Fangio, fueron superiores a todos sus rivales incluidos los emergentes equipos ingleses de BRM y Vanwall.
En manos de los pilotos Collins, Castellotti, Musso, Portago y Fangio ganaron casi todas las pruebas de 1956, consiguieron varios dobletes en el podium, y Juan Manuel Fangio ganó el Campeonato Mundial de F1. Su efectiva tecnología y fiabilidad para obtener la victoria impulsó definitivamente al compacto e innovador Lancia-Ferrari D50 a la categoría de mito.



Espero que os guste tanto leerlo como me ha gustado a mi escribirlo.
Saludos

No hay comentarios:

 

blogger templates | Make Money Online